Estudio (230) 4372670

Celular (11) 35954948

Pilar, Buenos Aires, Argentina.

©2020 by Crognale Estudio Jurídico Integral

Articulos de Interés

Por María Victoria Crognale

 

El Instituto de la Compensación Económica en el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación​

Derecho de Familia


El nuevo Código Civil y Comercial de la Nación ofrece una herramienta destinada a restablecer el equilibrio de quien represente un empeoramiento en su situación económica teniendo como causa adecuada la ruptura del vínculo matrimonial o de la unión convivencial.

La legislación civil y comercial con fundamento en el principio de solidaridad familiar amparado constitucionalmente y siempre y cuando el matrimonio y la unión convivencial no sean causa fuente de enriquecimiento o empobrecimiento económico de un cónyuge o conviviente a costa del otro, prevé la posibilidad de que en ambos tipos de organización familiar —aunque con diferencias en cuanto a su aplicación— sus integrantes reclamen o acuerden compensaciones económicas entre sí.

La característica principal de este instituto es que da importancia a la autonomía de la voluntad de las partes. Lo que se intenta es que, a través del cobro de la misma, quien ha quedado notablemente en inferioridad de condiciones respecto a quien era su pareja, pueda o al menos intente continuar con un proyecto de vida nuevo y autónomo, contando con la protección del sistema jurídico.

En cuanto a las características básicas de este nuevo instituto se encuentran:

Duración limitada.  Si bien la legislación establece que puede tratarse de una prestación única, de una renta por tiempo determinado, o —excepcionalmente— por tiempo indeterminado hay distintas modalidades del pago de la misma: con dinero, el usufructo de algún bien o de cualquier otro modo que acuerden las partes o resuelva el juez.

Determinada e invariable. El monto debe estar determinado al momento de efectuar el reclamo y no permite su modificación posterior, dado el carácter patrimonial de la misma.

¿En que difiere con la cuota alimentaria?

Mientras que la cuota tiene por objeto el sostenimiento y la asistencia del alimentado a través del tiempo, conforme a sus necesidades y a las de quien provee los mismos. La prestación económica se otorga por única vez siendo esta una de las características más distintivas del instituto. La cuota no es una prestación única, sino que se da a lo largo del tiempo y varía acorde a los presupuestos de hecho que le dieron lugar a la misma. No busca compensar un desequilibrio por parte de quien la recibe, sino que tiene un carácter asistencial y el objeto es la solidaridad familiar. En materia alimentaria lo que se busca es el sostenimiento del alimentado en razón del vínculo.

En cambio, la compensación económica pertenece lógicamente a la esfera patrimonial, por ende, resulta ser un derecho disponible, posibilitándose su renuncia, transacción y conciliación. En este sentido lo que se busca es atenuar el desequilibrio y empeoramiento de la situación patrimonial de quien a causa del divorcio o de la unión convivencial, ha quedado en un desequilibrio económico tal que se genera el derecho a la pretensión siempre que se hubieren configurado los requisitos de procedencia de la misma.

No dude en comunicarse por consultas.